miércoles, 23 de noviembre de 2011

El desafío del conocimiento

Hoy quiero hablar de la curiosidad en relación con el conocimiento. Para ello, considero necesario proveer la definición de cada uno de estos términos:

Curiosidad: Deseo de saber o averiguar alguien lo que no le concierne(1).

Conocimiento: Acción y efecto de conocer(2).

Entonces, ¿qué es conocer? Según la RAE, se trata de “averiguar por el ejercicio de las facultades intelectuales la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas”(3).

Cuando recibimos educación en cualquiera de los niveles establecidos por el Estado, ¿para qué aprendemos? ¿Cuál es el objetivo? Cuando llegamos a la universidad, ¿aprendemos por obligación, por gusto, para poder desempeñar una tarea laboral, para formarnos en una profesión, o por curiosidad?

En este sentido hace unas semanas estaba realizando un ejercicio de inglés para la universidad y me encontré con lo siguiente:

This view of education as a civic ideal (...) begins with the recognition that higher education is more than an investment opportunity, citizenship is about more than consuming, learning is about more than preparing for a job, and democracy is about more than making choices at the local mall(4).

El contexto de este fragmento tiene que ver con un artículo escrito por Henry Giroux para Dissident Voice en el año 2004 y trata sobre el rol de la educación superior en Estados Unidos para formar ciudadanos que puedan desempeñarse en un ambiente democrático, y no solo para prepararlos para un trabajo. Sin embargo, considero que esta problemática no es propia de ese país, sino que en el contexto de la globalización –y en consideración de las protestas de estudiantes universitarios ocurridas en Francia, Inglaterra y Estados Unidos acerca del contenido de las carreras(5)– la enseñanza se ve afectada y tiende a convertirse en una preparación para desempeñar una tarea laboral, en vez de incentivar la búsqueda de conocimiento.

En cuanto a los estudios secundarios y primarios, cualquiera que tenga en su hogar un libro anterior a 1970 puede notar la gran diferencia en el nivel de contenidos. Los libros de texto actuales dejan mucho que desear en lo que a enseñanza se refiere.

Por esta razón, considero que es importante la curiosidad en relación con el conocimiento. Si el material de estudio no es suficiente para incentivar una búsqueda de conocimiento por el solo hecho de aprender algo nuevo, entonces el aprendizaje autodidacta puede utilizarse para satisfacer una curiosidad. Aprender por saber, para incentivar el pensamiento, la reflexión, el nacimiento de nuevas ideas, y no solo aprender para trabajar.

Como dijo Ralph W. Emerson:

¡Para qué utilizamos este maravilloso intelecto que poseemos! Para pasarnos el día leyendo noticias sobre asesinatos y accidentes ferroviarios, para elegir modelos de chalecos y bufandas(6).


(1) En este caso, cité solo la primera definición, que considero es la que interesa a los fines de la presente reflexión. Fuente: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=curiosidad
(2) Solo cito la primera definición. Fuente: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=conocimiento
(3) Cito la primera definición. Fuente: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=conocer 
(4) Para buscar más artículos relacionados, véase www.dissidentvoice.org
(5) Para leer un artículo relacionado con estas protestas, puede consultarse http://starviewerteam.org/index.php?option=com_content&view=article&id=11375:maxima-indignacion-en-harvard-los-alumnos-de-la-catedra-de-introduccion-a-la-economia-de-la-universidad-harvard-exigen-nuevas-perspectivas-academicas&catid=60:latest-news
(6) Emerson, Ralph Waldo. Pensamientos para el futuro. Barcelona: Península, 2002.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada